Una de ellas fue el profesor Alessandro dos Santos Michiles de mi primera disciplina en el programa (física-matemática), que casualmente no solo es profesor de física con doctorado en ciencias atmosféricas, sino que también Sensei de Karate Seido.

A mediados de 2016 asistí a una de sus clases, la que casualmente era un aula especial, es decir, más tiempo de lo normal (1 hora), y a pesar de que alcancé a concluirla con mucho esfuerzo, continúe asistiendo hasta mi retorno a Honduras en 2020. Aprendí muchas técnicas de karate -aun no siendo la mejor estudiante-, pero la principal enseñanza que me dejaron esos años, fue a no darme por vencida; “cuando el cuerpo ya no puede, la mente sigue y, cuando la mente no puede el espíritu sigue”. Esto último suele acontecer mucho cuando el estrés gana o cuando se debe re-hacer el trabajo de todo un mes.

Aquí algunas apreciaciones del profesor Michiles en relación a la importancia del deporte en la vida a nivel personal y académico.

En primer lugar, muchas gracias por participar. Mi primera consulta es ¿por qué comenzó a dar clases de forma gratuita a estudiantes de la universidad estatal de Manaus? y ¿Qué lo ha motivado a continuar por más de 5 años?

Tenía unos 13 años cuando comencé con las artes marciales, por influencia de las películas de los años 80s. En ese entonces las películas mostraban que, además del desarrollo físico que aportan las artes marciales, también contribuye a un desarrollo filosófico. A esa edad inicié con Judo con el objetivo de aprender a defenderme y también para desarrollar autocontrol. Lo único a lo que no fui muy dedicado, es a la competición y por varios motivos en realidad. 

ENTREVISTA A

ALESSANDRO DOS SANTOS MICHILES

EL DEPORTE COMO PARTE DEL DESARROLLO

Descargable en PDF

Por Irma Ayes Rivera

"

Considero que uno de los aspectos más importantes, es la integración de las personas de distintos orígenes, culturas e ideas. La convivencia entre personas con distintias ideas y el aspecto colaborativo, incentivan y apoyan el logro de metas.

"

A pesar de que alcanzar una meta es muy importante, aun habiendo alcanzado nuestro objetivo, el camino que nos lleva a su conclusión deja también impresiones y huellas para toda la vida. En 2016 llegué a Manaus, capital del Estado del Amazonas en Brasil para realizar estudios de doctorado, con la meta de obtener mi título en 2020. Sin embargo, en el transcurso de este período me encontré con muchas personas que me ayudaron y direccionaron de varias formas.

"

En mi concepción como educador y deportista, encontré en las artes marciales el aspecto colaborativo entre los compañeros y no la competencia. A pesar de que es claro que competir nos motiva para ser mejores, muchas veces los beneficios que trae la competencia en cualquier deporte puede también repercutir en la salud, tanto física como mental - por la presión - haciendo que el rendimiento disminuya.

"

En términos generales, luego de muchos años de entrenamiento, desde Judo, Karate Coreano y actualmente Karate Japonés en el estilo Seido[1], considero que uno de los aspectos más importantes, es la integración de las personas de distintos orígenes, culturas e ideas. La convivencia entre personas con distintas ideas y el aspecto colaborativo, incentivan y apoyan el logro de metas. He visto como los estudiantes toleran un poco más sus miedos y, ejercicios que piensan que no pueden hacer, lo logran cuando tienen el apoyo de sus compañeros. Son todos beneficios de aprender algo nuevo en conjunto. Todas esto forma parte de las razones que me motivaron para dar clases a los estudiantes de la universidad estatal de la cual formo parte (UEA-Amazonas).

Hablando de inclusión, ¿Cómo influye el poder acceder a un deporte para el desarrollo

personal y de las comunidades?

Como te decía, la enseñanza del Karate Seido nos ha permitido convivir con personas de distintos orígenes y culturas. Y a través de esta práctica no solamente se apoya el desarrollo académico de estudiantes y colegas de la universidad, sino también el desarrollo personal siendo algo muy importante la integración con colegas de distintas áreas.

Este intercambio no solamente es de ideas y experiencias, sino que también implica comprender a las demás personas. Hay estudiantes que tienen más facilidades económicas para asistir y aprender algún deporte, pero también hay otros que no tienen el poder adquisitivo. Aprender algo nuevo, fuera del contexto meramente académico nos permite, a través de esa convivencia, a aprender de nuevas culturas y no me refiero únicamente a la cultura japonesa -porque algo se aprende-, sino también la cultura de las personas de distintos grupos sociales. Para mí, esta vinculación con la comunidad universitaria es gratificante.

El saber que algunos estudiantes quieran a través de lo que aprenden conmigo en un futuro poder pasar el conocimiento a otros proyectos en sus comunidades, con niños, es algo muy lindo de escuchar. Esto último es relevante cuando uno considera la influencia que puede tener el entorno en los niños. Tu puedes ver en las periferias de la ciudad, zonas donde la droga se mueve con facilidad y muchas veces los distribuidores utilizan a los niños para este trabajo. Tener la posibilidad de cambiar un poco el entorno de los niños y mostrarles a través del deporte otros caminos, es muy importante hoy en día.

 

Para concluir, sabemos que el deporte ayuda al desarrollo personal y de la sociedad. ¿Cuáles cree que son los retos para que, en América Latina, especialmente Brasil, el deporte sea una herramienta transformadora que este al acceso de todas las personas?

A lo largo de Brasil, inclusive aquí en Manaus a través de las Asociación Amazonense de Karate, hay proyectos sociales que buscan promover la enseñanza del karate, tanto para niños como para adultos mayores. A nivel nacional uno lo ve en competidores olímpicos brasileños que han salido de las periferias de las ciudades, Rio de Janeiro es un ejemplo de esto. Por ejemplo, previo a las olimpiadas de Brasil de 2016, el gobierno comenzó a dar becas de deporte para incentivar a los deportistas olímpicos. Lo anterior es importante porque no solamente se debe tener la iniciativa personal y el apoyo de la familia, sino también el apoyo gubernamental. Aquí en Brasil, siempre que un gobierno no tiene interés en apoyar la ciencia y la educación, también se reduce el apoyo al deporte. Aspectos que siempre van de la mano y lastimosamente desestimula y hace que mucho talento humano se pierda.

"

(...) no solamente se debe tener iniciativa personal y el apoyo de la familia, sino que también, el apoyo gubernamental.

"

De lo discutido con el profesor reflexiono que, muchas veces el concepto holístico[2] -el cual fue mi padre quien me lo enseñó a través de su explicación sobre el funcionamiento del riñón en el cuerpo humano-, no es muy conocido o pocas veces bien entendido, pero es algo que indirectamente discutimos. La formación profesional no puede limitarse solamente al desarrollo académico del estudiante, pero a su persona de forma íntegra y en plena relación con su comunidad. Mi impresión durante mis años en distintas universidades me ha enseñado que, si bien es cierto, las universidades están formando profesionales, estos responden más a lo que el mercado demanda que a lo que la sociedad demanda. De esta forma, comparto el pensar del profesor Michiles de querer que los estudiantes universitarios no solamente se formen profesionalmente, sino que además aprendan a desarrollar su autocontrol y disciplina, pero principalmente que se den la oportunidad de aprender de cada persona con la que se tiene la oportunidad de convivir.

 

[1] Estilo de karate para personas de todas las edades, cuyo objetivo es el crecimiento tanto físico, mental y espiritual. 

[2] Lo holístico se refiere a todo aquello que asuma al holismo como posición metodológica, misma que entiende a todas las partes de un conjunto como un sistema complejo. En el holismo las partes y sus propiedades deben ser analizadas en su conjunto (como sistema) y no de manera aislada.

¿TE GUSTÓ ESTE CONTENIDO?

Te invitamos a leer también las entrevistas anteriores:

Entrevista a Joan MacDonald